fbpx
Slide toggle

Bienvenidos a Tea Bag Crafts

Producto oficial El Principito y Miffy. Scrapbooking, regalos y mucho más. A la venta en nuestra web!

¿Tienes alguna pregunta?

Lunes a Viernes: 09:00 - 18:30 Sant Cugat +359 2 123 456 +359 2 654 321 tienda@teabagcrafts.com

7 lecciones de vida que podemos aprender con El Principito

7 lecciones de vida que podemos aprender con El Principito

7 lecciones de vida que podemos aprender con El Principito

El Principito ha cautivado los corazones de los lectores de todo el mundo desde que apareció por primera vez en 1943. Escrito por el piloto Antoine de Saint-Exupéry durante su estancia en Estados Unidos, el cuento se inspiró en sus experiencias en la Fuerza Aérea francesa.

A primera vista es una historia sencilla, pero su protagonista es tan sabio como el que más y sus mensajes de compasión y buena voluntad siguen perdurando.

Aquí te presentamos siete lecciones de vida que podemos aprender de este encantador cuento, contadas a través de los fragmentos más célebres del libro.

No te obsesiones con los números

En el libro, el narrador aprende una gran lección en sus charlas con el Principito. Una de ellas es dejar de pensar tanto en los números y preocuparse más por aquellos atributos que embellecen el mundo y a las personas:

Los adultos son muy aficionados a los números. Cuando les hablas de un nuevo amigo, nunca te hacen el tipo de preguntas que deberían hacerse, como: “¿Qué tipo de voz tiene?” o “¿Cuáles son sus juegos favoritos?”.

En su lugar, preguntan: “¿Qué edad tiene?” o “¿Cuánto dinero gana su padre?”. Realmente se imaginan que es la mejor manera de descubrir qué tipo de persona es cada uno.

Cuida el planeta

Otra de las lecciones que el narrador de esta historia aprende, es a cuidar el planeta como un hábito de nuestro día a día:

“Es sólo una cuestión de autodisciplina”, explicó más tarde el Principito. “Lo primero que haces por la mañana es cuidar de ti mismo, te cepillas los dientes y te lavas la cara, ¿no? Pues lo segundo que debes hacer es cuidar el planeta”.

No juzgues a los demás por sus palabras, sino por lo que hacen

Una lección muy importante que nos ayuda a comprender mejor al mundo que nos rodea:

Mi rosa me llenaba con su fragancia, había traído alegría a mi vida. No debería dejarla nunca. Debería haber reconocido qué alma dulce y sensible había bajo todos sus juegos más bien tontos.

Las relaciones hacen que la vida merezca la pena

En uno de los capítulos del libro, el narrador presencia una charla muy interesante entre el zorro y el Principito sobre el valor de las relaciones, dejándonos una enseñanza muy importante:

¿Qué significa exactamente “domesticado”? Se preguntó El Principito. 

“Bueno, es algo que se olvida con demasiada frecuencia”, dijo el zorro. “Supongo que significa: establecer algún tipo de relación”.

“¿Relación?”, se preguntó El Principito.

“Sí”, dijo el zorro. “Te lo explicaré. Para mí, sólo eres un niño como cualquier otro, como otros cien mil niños. Yo no te necesito y tú no me necesitas. Para ti soy un zorro como cualquier otro, como otros cien mil zorros.

Pero si me domesticas, tú y yo habremos creado una relación, y así nos necesitaremos mutuamente. Serás único en el mundo para mí… Si me domaras, toda mi vida sería mucho más divertida. Llegaría a conocer el sonido de tus pasos, y sería diferente de todos los demás. Al sonido de cualquier otra pisada me metería en mi agujero en la tierra tan rápido como tú quieras.

Pero tu pisada sería como música para mis oídos, y saldría corriendo de mi agujero, tan rápido como tú.”

Las cosas importantes de la vida no se ven con los ojos, sólo con el corazón

El narrador conoce en el Principito a una persona pura y con un gran corazón. Atributos que no están a la vista, pero que deben valorarse con lo más profundo de nuestros sentimientos:

Una vez que el Principito se durmió, lo cogí en brazos y me puse de nuevo en camino.

Me emocioné mucho mientras caminaba. Me parecía que llevaba en mis brazos el más delicado de los tesoros, que no podía haber nada más frágil en toda la Tierra. A la luz de la luna miré esa frente pálida, esos ojos cerrados, esos mechones que temblaban al viento. 

Lo que estoy viendo, pensé, no es más que la cáscara. Lo verdaderamente importante no lo puedo ver.

Es el tiempo que le dedicas a algo lo que lo hace precioso

En otras palabras, el narrador aprendió que lo importante de emprender un nuevo proyecto no es el momento de acabarlo, sino todo aquello que se aprende realizándolo, que te nutre como persona:

Levanté el cubo hasta sus labios. Bebió, con los ojos cerrados. Luego bebí yo. Era como un festín de agua. 

No era comida ordinaria, por supuesto, pero bien podría haberlo sido. La dulzura de esta agua nacía de la larga caminata bajo las estrellas, del canto de la polea y del esfuerzo de subir ese cubo.

Me hizo sentir bien, me hizo feliz, como lo hace un regalo.

Y por último, recuerda mirar a las estrellas

Las estrellas significan cosas diferentes para cada persona. Y en esas diferencia, reside su magia:

Para los viajeros, las estrellas les indican dónde están, hacia dónde van. Para otros, son sólo pequeñas luces en el cielo. Para los estudiosos, son el mundo de lo desconocido, aún por descubrir y comprender. Para mi empresario, son oro.

Pero todas las estrellas permanecen en silencio. ¿Y tú? Nadie más en el mundo verá las estrellas como tú… Para ti, y sólo para ti, las estrellas siempre estarán riendo.

¿Eres fan del Principito?

¡En Teabag también! Por este motivo, dedicamos mucho tiempo y amor en crear artículos originales inspirados en la increíble historia del personaje.

¿Quieres ver nuestro catálogo del Principito? Entra aquí y descúbrelo.

Todos los artículos tienen la licencia oficial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies